Protector solar: principales errores de aplicación

Elegir un protector solar adecuado para tu tipo de piel es el primer paso para evitar que el sol pase factura. Sin embargo, de nada servirá contar con un buen producto si a la hora de realizar la aplicación cometemos errores. Hoy queremos desvelar los fallos más habituales que seguro en más de una ocasión cometimos y cometemos: Usar bloqueador solar solo al tomar el sol o en la playa El protector debe ponerse todos los días del año que haga sol y en cualquier situación al aire libre. Incluso se necesita cuando estamos al lado de una ventana o conduciendo un vehículo. No cubrir todo el cuerpo con la cantidad suficiente La mayoría de las personas se quedan cortas y aplican poca crema. Además, solemos olvidarnos de zonas como: orejas, labios, párpados, frente, nuca, dorso de las manos y empeine. Emplear artículos caducados o en mal estado Se recomienda no reutilizar el protector solar del año anterior, pero si finalmente se hace se debe comprobar la fecha de caducidad y asegurarnos de que la conservación fue adecuada. Es decir, si el producto estuvo expuesto a calor es muy probable que los principios activos de protección hayan desaparecido. Ante la duda, lo mejor es optar por una loción protectora nueva. Aplicar protector solar después de llegar a la piscina o playa Es sabido que hay que embadurnarse antes de la exposición al sol, concretamente sobre con una media hora de antelación para que se vaya absorbiendo. No aumentar la protección del maquillaje A pesar de que las bases de color normalmente ya vienen con un SPF de 15 o 20, es aconsejable utilizar mayor protección en la cara.

La entrada Protector solar: principales errores de aplicación aparece primero en Idav Care.