Rosácea, enfermedad crónica de la piel que afecta a un 10% de la población

Se define rosácea como una enfermedad inflamatoria y crónica de la piel que padece hasta un 10% de la población, especialmente personas de piel blanca. Las características más comunes de esta afección son: el enrojecimiento o rubor de las mejillas y la aparición de granos o pústulas. Entre los 20 y 50 años es cuando más casos se dan de este trastorno cutáneo, siendo las mujeres las que más lo sufren.  Cada paciente experimentará distintas manifestaciones y síntomas que requerirán de diferentes procedimientos para luchar contra la rosácea. Lo fundamental es dar cuanto antes con el diagnóstico para mejorar y controlar su evolución a largo plazo. Causas A pesar de que el desencadenante de la rosácea todavía está sin identificar y sigue siendo estudiado por la dermatología, hay ciertas posibles causas: Antecedentes familiares. Aumenta la posibilidad de sufrir este problema, así como una predisposición genética. Sistema inmunológico. Cuando existe una alteración en las defensas de las células que impide la desaparición de inflamaciones de la piel. Infección. Debida al ácaro Demodex folliculorum. Exposición solar. La rosácea suele empeorar con la luz del sol. Factores que inciden en los vasos sanguíneos: calor, ejercicio físico, alcohol, comida caliente o picante… Tratamiento Es importante señalar que a pesar de que no tiene cura, la rosácea se pude tratar por vía oral (con medicamentos) y/o tópica (productos específicos) para mejorar su aspecto. También se puede utilizar el láser para mejorar las arañas vasculares o las rojeces. Medidas preventivas Eliminar la rosácea por completo es difícil, ya que aparece y desaparece por razones aún desconocidos. Durante los años que está presente en la piel de la persona es clave prevenir los brotes con los siguientes consejos: Buscar un tratamiento adecuado con un dermatólogo. Reconocer los factores que empeoran la enfermedad: calor, alcohol, comidas, exposición solar… Evitar situaciones de estrés. No usar productos cosméticos con sustancias irritantes o excesivos conservantes. Fíjate en que sean artículos ideales para pieles sensibles e incluso indicados para las rojeces. Aplicar protección solar con SPF 30 o más. No irritar la piel con exfoliaciones o herramientas abrasivas, pero sí hidratarla con lociones adecuadas. La baja autoestima y depresión son otros de los obstáculos que van de la mano de este padecimiento de la piel.  Para que la rosácea no afecte a la vida diaria de quien la padece hay que llevar un cuidado y tratamiento personalizado en busca de la mejor solución. Fuente imagen: thecucuroom.com

La entrada Rosácea, enfermedad crónica de la piel que afecta a un 10% de la población aparece primero en Idav Care.

Acné: principales tipos y conceptos erróneos

El acné es una enfermedad inflamatoria de la piel que tiene que ver con las glándulas sebáceas y folículos. Se caracteriza por la formación de granos con pus, comedones, pústulas, nódulos y cicatrices que aparecen sobre todo en la cara y la parte superior del tronco. Un problema que se extiende por todo el mundo y que tiene mayor incidencia en la población joven, individuos de entre 12 y 24 años. Clasificación Según el tipo, severidad y cantidad de lesiones se distinguen cuatro grupos: Acné leve o grado 1: menos de 5 lesiones inflamatorias en una mitad de la cara con menos de 10 pápulas y pústulas pequeñas. Acné moderado o grado 2: entre 6 y 20 lesiones inflamatorias en una mitad de la cara con mayor número de pápulas, pústulas y comedones. El tronco puede verse afectado. Acné severo o grado 3: entre 21 y 50 lesiones inflamatorias en una mitad de la cara con numerosas pápulas y pústulas (entre 40 y 100). Además del rostro, se ven afectados torso y espalda. Acné muy severo o grado 4: más de 50 lesiones inflamatorias en una mitad de la cara con un tamaño grande y presencia de dolor. Causas Algunos de los factores más habituales para la producción del acné son: Actividad hormonal. Estrés. Algunos medicamentos. Exposición a altos niveles de compuestos de cloro. Conceptos erróneos Existen muchos mitos acerca de esta enfermedad que es importante desmentir los más repetidos: No está demostrado que el chocolate cause acné. El acné no aparece por suciedad o una higiene personal deficiente. De hecho, un continuo lavado de la piel puede llegar a empeorar un acné existente. Tomar el sol o el bronceado no mejora el acné, solo puede disimular algo el aspecto. Tratamiento Se debe valorar la edad, el estado hormonal y las características de la piel de cada paciente antes de decidir por un medicamento tópico u oral. Normalmente lo más efectivo es una combinación de tratamientos con productos específicos para el tipo de acné que se padezca.

La entrada Acné: principales tipos y conceptos erróneos aparece primero en Idav Care.

Qué es, cómo prevenir y tratar la celulitis

La acumulación de tejido adiposo que se localiza en glúteos, caderas y muslos es lo que se conoce como celulitis. Aunque se asocie al sobrepeso, también se puede presentar de manera aislada y se estima que afecta al 90% de las mujeres. Existe mayor incidencia en las etapas de la pubertad, embarazo y premenopausia. Mientras que la raza también influye, ya que las asiáticas raras veces la padecen. Son tres las capas de grasa que componen la piel, situándose la celulitis en la hipodermis, la más superficial. En ella se forman los hoyuelos por un aumento de las células adiposas. Prevención Para prevenir este antiestético problema de la celulitis se debe: Tener una buena alimentación. Realizar ejercicio físico. Beber abundante agua. Evitar el uso de prendas apretadas, el calzado con tacón muy alto y las malas posturas. Vigilar el consumo de anticonceptivos porque podrían afectar a la retención de líquidos. Tratamiento A parte de las soluciones médicas, existen alternativas dentro de la cosmética como los productos anticelulíticos, normalmente cremas. Las sustancias que deben contener favorecerán la microcirculación y se aplicarán realizando un masaje ascendente y circular en las zonas afectadas. En el caso de las cremas reductoras con efecto calórico hay que tener cuidado ya que no se recomienda para algunos tipos de celulitis y tipos de piel, por ejemplo, con gran flacidez. Otra opción son los masajes anticelulíticos a través de profesionales con los que se obtienen grandes resultados. En IDAV CARE comercializamos Deep Kineticell de la gama That’so pure body, un tratamiento profundo de la celulitis que ayuda a reafirmar y tonificar la piel. Fuente: Webconsultas

La entrada Qué es, cómo prevenir y tratar la celulitis aparece primero en Idav Care.