El corazón inservible con el que nació IRENE y que el Dr Cabo resucitó

El corazón inservible con el que nació IRENE y que el Dr Cabo resucitó

Charles Dickens dijo “El corazón humano es un instrumento de muchas cuerdas; el perfecto conocedor de los hombres las sabe hacer vibrar todas, como un buen músico”.

Cuando nació Irene la mitad izquierda de su corazón no servía, no tenía válvula aórtica ni mitral, las posibilidades de que sobreviviera eran nulas, necesitaba un nuevo corazón o moriría en pocas horas.

Era el momento de probar si los trozos de corazones (aurículas, ventrículos, arterias y válvulas) que estaban congeladas a 200 grados bajo cero, volverían a latir. Esto parece una locura, pero para el joven cirujano cardiovascular que se quedaba con los corazones averiados de receptores de trasplantes o de accidentados fallecidos, no lo era. Separaba las partes aprovechables y las guardaba en frío extremo como piezas de recambio. “Trocito a trocito fue reconstruyendo el corazón estropeado de la pequeña IRENE”.

Esto sucedió en el hospital La Paz de Madrid. El singular taller de repuestos del doctor CABO, se surtía de corazones de donantes que valían para ser trasplantado y de receptores, que habían recibido uno nuevo, se convirtió en la primera unidad de Criopreservación de toda Europa.

El historial de este gallego es impresionante el primer trasplante de corazón realizado a un neonato en España (1994), el primer implante de corazón artificial a un niño (2006) y, en el mismo año, el de un corazón artificial con un pulmón artificial asociado. Alrededor de 1.000 niños se han salvado gracias a sus piezas de corazones congelados que luego revive.

Ahora el doctor CABO, pretende hacer el más difícil todavía, trasladar lo que él hace con corazones a cuerpos humanos enteros.

Fuente: elmundo.es

La entrada El corazón inservible con el que nació IRENE y que el Dr Cabo resucitó aparece primero en Tanatorio As Gándaras.